Untitled Document

¿TU CUERPO NECESITA DESCANSO?

La falta de descanso puede afectarnos de diversas maneras, llegando a causar varias molestias como dolor de cabeza, indigestión, fatiga, entre otras.

Cuando estas afecciones se presentan de forma aislada pueden ser causadas por algún acontecimiento específico del día. Pero cuando se convierten en algo constante, debemos prestarle mayor atención, ya que puede ser una alerta de que el cuerpo necesita descansar.

Veamos alguna señales de que necesitas un descanso:

1. Fatiga constante

Sin importar las horas que duermas por día, siempre tienes sueño o te falta energía para sentirte bien. Cuando el cuerpo trabaja intensamente para eliminar las toxinas es normal que nos sintamos cansados.

Y si tomas café o comes chocolates para ayudarte con el problema, solo estarás empeorando la situación. Ten en cuenta, además, que la fatiga crónica puede ser la respuesta a un desequilibrio hormonal que está dañando tu sistema inmunitario.

2. Estreñimiento

Cuando algo no funciona bien en el estómago y el intestino, el cuerpo no puede eliminar las toxinas a través de las deposiciones. Cuando el estreñimiento es crónico es señal de intoxicación. Si has aumentado la ingesta de fibra o si has cambiado tu alimentación y aún así no ves cambios, podría ser señal de que necesitas una limpieza profunda de colon.

No olvides que durante años tu sistema digestivo ha ido acumulando desechos de los cuales no todos se excretan. Trata de consumir más frutas y verduras crudas para ayudar en el proceso.

3. Dolor de cabeza

Debemos prestarle atención si aparece varias veces a la semana. Si no puedes determinar por qué motivo tienes dolor de cabeza (no has tenido un día estresante, no has estado al sol, no has tenido insomnio, etc.) entonces deberías plantearte la opción de desintoxicarte.

4. Aumento de peso

Bajar esos kilos de más es algo difícil, pero aumentarlos es muy fácil para algunas personas. Por lo tanto, si a pesar del ejercicio y la dieta no ves cambios (o incluso pesas más que antes) podría deberse a un problema hormonal.

¿Cuál es la relación con las toxinas? Que la función de las hormonas también puede intoxicarse y desequilibrarse por causa de los alimentos que consumimos o los hábitos que llevamos.

5. Problemas de concentración

¿Te cuesta cada vez más enfocarte en tus tareas?¿Te resulta difícil tomar decisiones precisas?

Esa incapacidad para concentrarse, es muy habitual cuando el cuerpo tiene demasiadas toxinas acumuladas.

No cometas el error de beber café o alcohol para tapar el problema. Por el contrario, elimina los desechos a través de una alimentación balanceada.

6. Depresión

A veces estás alegre y, de repente, te sientes la persona más desdichada del planeta. Tu estado de ánimo cambia varias veces al día y le echas la culpa a aspectos externos como los trancones, el trabajo, los problemas económicos o las tareas del hogar.

Sin embargo, también la depresión y la angustia pueden aparecer por llevar una alimentación poco saludable y recargar de toxinas el organismo (que después no las puede eliminar como debe ser).

Comienza una dieta sana y poco a poco verás los resultados.

7. Insomnio

Si tienes pesadillas, te despiertas en medio de la noche y no puedes conciliar el sueño o te cuesta mucho dormir, tal vez pueda deberse a un exceso de estrés.

A veces creemos que la solución es consumir somníferos o relajantes; sin embargo, se convierten en un arma de doble filo. Hacer meditación antes de acostarse, puede ayudar a conseguir un sueño reparador.

8. Dolores musculares

Es verdad que la vida que llevamos nos puede conducir a dolores y espasmos musculares, sobre todo en la zona cervical y lumbar. Pero muchas veces parece como si, al no hacer nada, igual quedamos quietos del dolor.

Puede que ser por una mala noche, a una almohada nueva o al ejercicio, pero si nada de ello provoca el dolor…

Cuando las toxinas se encuentran en niveles elevados causan inflamación y, por ende, dolor y problemas de movimiento.

9. Acné

Cuando el cuerpo necesita un descanso, también se nota en el aspecto de nuestra piel. Hay que recordar que la piel es un reflejo de todo lo que pasa en nuestro organismo y, por tanto, si algo no va bien, se verá reflejado.

Las ojeras, los puntos negros, los granos y, en general, la falta de brillo y aspecto alicaído de la piel pueden ser consecuencia de la falta de descanso.

Recuerda que es muy importante consultar siempre con tu médico especialista.

Fuente: Mejorconsalud.as.com 

Los comentarios están cerrados.