Untitled Document

Feliz Día del Chef

Harry Sasson cuenta la receta del éxito en su profesión

Un hombre que hizo de la cocina un oficio glamuroso; el pionero en eso de “sofisticar la comida tradicional en un tiempo y un país en el que todos creían que lo más refinado se servía solo en los manteles franceses”.

Tiene un gran manejo de los medios y sabe hasta qué punto exhibirse. Pocos en Colombia deben saber que Harry Sasson apoya muchas causas sociales, entre ellas la de las viudas e hijos de policías caídos. O que les paga el colegio a los hijos de varios de los vendedores de cigarrillos y dulces que trabajan a las afueras de sus restaurantes en la Zona T.

Hay razones para creer que se trata realmente de un bogotano que carga la sencillez como moneda suelta en los bolsillos a pesar de que sus restaurantes aparecen recomendados en las guías de viajes de periódicos como The New York Times y que su nombre figura al lado de otros grandes de la cocina como Gastón Acurio o Ferrán Adriá.

Por sus restaurantes han pasado premios Nobel como Mario Vargas Llosa, escritoras como Susan Sontag y cantantes caprichosas como Paulina Rubio. Sus restaurantes, lo sabe bien, son también escenario ‘oficial’ de personajes que escriben la historia de este país. Muchos negocios millonarios se han cerrado con una firma encima de sus mesas.

Parte de la receta del éxito del hijo de Nessim Sasson, un palmirano que abandonó el bachillerato para hacerse comerciante, y de Diana Thira, una barranquillera que ama la cocina project management website.

Dicen quienes lo tratan a diario, hacen parte de una mezcla sin fecha de vencimiento preparada con altas dosis de serenidad en un oficio que puede ponerte fácilmente los pelos de punta y de disciplina pues se trata también de una profesión en la que de un momento a otro puedes pasar de moda.

Esa, la serenidad, es una cualidad que Harry Sasson ha sabido cultivar en su punto justo. Lo reconocen su mujer, la abogada Cristina Botero y Édgar Garzón, amigo y cómplice de su aventura culinaria desde hace más de 20 años. Lo reitera Leo Katz, reconocido empresario y su socio en varios restaurantes. Y lo notan chefs veteranos como Peter Benachi, del Club Colombia de Cali, que hace un par de años tuvo la oportunidad de verlo cocinar para más de 200 personas en una misma noche.

La de Harry Sasson, asegura Katz, “es una cocina clásica, pero sazonada generosamente con mucha investigación e ingenio y un respeto tremendo por cada ingrediente que lleva a su cocina. En ese tema, hay que reconocerlo, es obsesivo”.

“¿Qué es en últimas Club Colombia, su restaurante? Pues el resultado de la investigación de más de un año por los sabores de las diferentes regiones del país. Harry Sasson bebió de la tradición y la historia que había detrás de cada plato con el que creó la carta de ese lugar. Aprendió que no es lo mismo una arepa santandereana que una paisa. Y no ‘bogotanizó’ esos sabores, los llevó a su cocina, tal cual como los aprendió de las matronas y cocineros que conoció mientras investigaba”.

Cristina, su mujer, dice que, en realidad, el secreto del éxito de este chef es que nunca deja de aprender. “Todo el tiempo lo ves leyendo sobre gastronomía, viajando para conocer las cocinas del mundo y viendo programas de culinaria en televisión”.

Sí, el chef más famoso de Colombia aún se considera un aprendiz.

Tomado de: Elpais.com.co

Los comentarios están cerrados.