Untitled Document

ESPACIOS SANOS Y VENTILADOS

Renovar el aire es recomendable para el confort y bienestar de las personas, es por eso que debemos evitar ciertos aspectos que vuelven pesado y poco sano el aire de nuestro hogar:

  • Fumar al interior de las viviendas o espacios cerrados.
  • Alérgenos como el polvo, que puede proceder de alfombras, animales, y plantas.
  • Compuestos orgánicos volátiles generados a partir de productos químicos como desinfectantes, pesticidas, cosméticos, ambientadores y suelos de vinilo.
  • Humo por la quema de leña, estiércol, carbón vegetal, desechos de cosechas dentro la casa ya sea para cocinar o calentar.
  • Dióxido de Carbono (CO2), producto de la respiración humana, entre otros.
  • La basura no solo emite mal olor, sino que ensucia el aire.
  • Al haber una escasa renovación del aire, cuando una persona tiene un germen al final este se acaba estableciendo en el ambiente.
  • Los materiales de construcción de paredes y pisos cuando no son de buena calidad pueden generar humedad.
  • Las superficies interiores con frecuencia pueden estar recubiertas con materiales textiles, incluyendo paredes, suelos y otros elementos de diseño interior, lo que usualmente no permite un adecuado intercambio del aire por ausencia o dificultad en la disponibilidad de ventanas.
  • Las fibras de vidrio que se usan como aislante térmico en los sistemas de aire acondicionado se degradan con facilidad y se descomponen en partículas que se pueden incorporar a los conductos de aire y alcanzar el tejido pulmonar por inhalación.

Es importante que diariamente mantengamos una buena circulación del aire, el tiempo de ventilación puede variar, pero se recomienda que diariamente sea de 10 a 20 minutos como mínimo y principalmente por las mañanas, sobre todo en las habitaciones.

Fuente: MinSalud.gov.co / Adriana Estrada Estrada, subdirectora de salud ambiental del Ministerio de Salud y Protección Social

Los comentarios están cerrados.