Untitled Document

EL EMBARAZO Y NUESTRAS EMOCIONES

En las 40 semanas del embarazo cada mujer enfrenta retos y necesidades propias que se
deben saber manejar.
Cuando vemos a una mujer embarazada damos por hecho que está pasando por el mejor momento de su vida. ¡Seguramente sí! Sin embargo, también cabe la posibilidad de que esté sufriendo en silencio sin saber qué hacer o a quién acudir.
Es común que los sentimientos fluctúen, que se sienta ansiedad, días en que solo se tengan ganas de llorar, otros momentos de infinita dicha y felicidad, pero los malos instantes son complicados de manejar y no siempre es producto de los cambios hormonales.
Generalmente una mujer atiende, en primer lugar, los cambios físicos, que todo avance de manera adecuada y que los controles nos muestren, mes tras mes, que el bebé se desarrolla satisfactoriamente.
Sin embargo, debemos tener en cuenta varios aspectos en la salud emocional de la
mujer:
 El embarazo supone una reformulación de la propia identidad. Se da paso a una etapa personal ante la que no siempre estamos preparadas.
 Miedos ante los problemas económicos, ¿Podremos darle lo mejor a nuestro hijo?
 Hay dudas… ¿cómo será ahora mi futuro laboral? ¿Cómo combinaré la crianza con el desarrollo de mi profesión?
 También pueden surgir miedos debido a problemas con la pareja.

Atender nuestra salud emocional es tan relevante como cuidar de la salud física o promover buenos hábitos de vida.

Entonces, si cada día te vistes, te alimentas, te preocupas del buen desarrollo del bebé, es imprescindible que atiendas el bienestar de tu salud psicológica. Una madre que promueve su bienestar emocional es una mamá feliz capaz de entregar lo mejor a su hijo.
Las emociones no deben reprimirse, ni descuidarse, ni se guardan para después. Toda emoción sentida tiene un fin y debes interpretar su mensaje. Describe lo que sientes e intenta racionalizar cada miedo, cada ansiedad, apóyate en tu pareja, el embarazo es entre dos personas donde es importante el apoyo cotidiano.
Habla, comparte, desahógate también con otras personas cercanas, en especial con esa amiga o hermana que ya ha pasado por un embarazo.
Sin embargo, entiende, que cada mujer es diferente. Cada quien lo lleva de un modo u otro, siempre es necesario y saludable poder comunicar lo que sientes con alguien que
sepa escuchar. No dudes en hacer uso de una buena inteligencia emocional durante tu embarazo.

Fuente: mejorconsalud.com/author/valeria-sabater

Los comentarios están cerrados.