Untitled Document

Educar niños autosuficientes

La autosuficiencia en los niños es algo que tenemos que ir forjando desde que son muy pequeños y no es otra cosa que aprender habilidades de la vida cotidiana y de cuidado personal.

Los padres que han trabajado la autosuficiencia en sus hijos, suelen ser niños más seguros y confiados. Niños que saben hacer las cosas y saben cuidar de sí mismos. Los padres somos un factor clave para motivar o por el contrario, destruir el interes por aprender a hacer las cosas por sí mismos.

Ejemplos de actitudes de los padres que coartan la autosuficiencia en los niños:

  • Intentar demostrar nuestro amor haciendo las cosas por ellos.
  • Solemos ir siempre con tanta “prisa” que terminamos antes si hacemos las cosas por ellos.
  • Enseñar y corregir implica tener mucha paciencia y no siempre la tenemos.
  • Requiere de nuestro tiempo y atención y no siempre estamos dispuestos a dárselas.
  • Subestimamos sus capacidades e interés y lo dejamos para más adelante “cuando sea mayor”.

Enseñarles a ser autosuficientes es importante tanto para su autoestima como para el buen desenvolvimiento en la vida, por ello, te muestro cinco maneras de trabajar con ellos la autosuficiencia.

5 maneras de trabajar la autosuficiencia en los niños

  1. Enséñales a hacer las cosas, mientras les resulte interesante aprenderlas.
    Los niños sienten una curiosidad natural sobre todo cuando la actividad les resulta difícil y quieren intentarlo por ellos mismos. Los pequeños quieren ayudarnos a poner la lavadora, nos quitan la escoba para querer barrer, intentan ponerse el champo cuando se están bañando, son imitadores natos. En lugar de apartarlo y decirle que no sabe, podemos aprovechar cualquier momento de interés en una tarea doméstica para mostrarle con mucha paciencia cómo se hace. Para ellos es un juego, luego con el paso del tiempo irán perfeccionando la técnica.
  2. Planificar con antelación ¿Qué habilidades o tareas prácticas debería de saber?
    Nos resulta difícil plantearnos que un día nuestros hijos crecerán y se independizarán del hogar familiar. Quizás más de alguno nos encontramos con dificultades el día que salimos del “nido.” Por eso no es ninguna tontería pensar desde ahora ¿Qué habilidades básicas necesitará mi hijo saber? ¿Cómo puede ir adquiriéndolas?. A corto plazo, podemos pensar ¿Qué me gustaría que mi hijo supiera si estuviera en casa de un familiar o fuera de casa alguna temporada? Por ejemplo: que sepa asearse solo, escoger su ropa, llevar un orden, ayudar en ciertas labores. Podemos tener una lista, incluso un plan para mostrarle cuáles habilidades prácticas puede aprender en casa.
  3. Desglosa las tareas domésticas en etapas que ayuden a los niños a aprenderlas fácilmente
    Cuando hacemos las cosas muy frecuente, las realizamos de manera muy mecánica y no percibimos los pasos que tenemos que llevar a cabo. Para un niño, no hay nada más sencillo como dividir una tarea grande en otras más pequeñas y aprenderlas de manera escalonada. ¿Cuáles son los pasos para hacer una cama? ¿Cómo se dobla un jersey paso a paso? ¿Cuántos movimientos tienen que hacer para lavar bien los dientes? Entre más específicos y metódicos sean cada uno de los pasos, más fácil les resultará aprender a hacer la tarea.
  4. Confiar que serán capaces de hacerlo
    Cuando son pequeños y tienen interés en hacer las cosas “yo solito” creemos que son incapaces de hacerlo, pero cuando crecen y tienen que hacerlas por “obligación” nos encontramos una gran oposición de su parte. Entonces empezamos a presionar, a criticar o avergonzarlos por su incapacidad para hacer las cosas.
    Los niños pueden percibir el pensamiento de los padres y si pensamos : “no es capaz” “que mal hace las cosas” o “es un vago”, lo expresemos o no, estamos generando indefensión en ellos.
    Tomemos conciencia de lo que pensamos acerca de nuestros hijos y aprendamos a confiar en que tenga la edad que tenga, un día aprenderá a hacerlo bien, si lo practica y le ayudamos a hacerlo.
  5. Demuéstrale cuánto valoras sus esfuerzos para intentar que todo marche sobre ruedas.
    Para que el niño tenga interés por aprender y perfeccionar una tarea, la clave está en saber reforzar y valorar cada pequeño esfuerzo. Quizás no logre hacer bien las tareas, pero podemos fijarnos en pequeños detalles que han estado bien y animarlo a que continúe practicando.

No podemos enseñar desde casa todas las habilidades que les serán necesarias para enfrentarse a la vida con éxito, pero conseguir que sean personas autosuficientes, es un buen paso para adquirir seguridad en sí mismos y facilitarles el camino, sea cuál sea que ellos tomen.

Fuente: www.educapeques.com

Los comentarios están cerrados.