Untitled Document

DESARROLLAR UNA MENTE CREATIVA REQUIERE DEDICACIÓN

Repasemos algunos buenos hábitos que nos ayudarán a potencializarla:

1. Ejercitarnos

El pensamiento creativo se incrementa con la práctica de ejercicios aeróbicos, como caminar. Las caminatas rutinarias despiertan la creatividad y fomentan la mente sana, además de reducir el estrés. Bastará con hacer una caminata de al menos 30 minutos.

2. Leamos más

Cuando leemos con constancia el cerebro amplía su imaginación y se mejora la empatía. La memoria obtiene más recursos con los que puede solucionar ciertas circunstancias. Busquemos opciones de géneros de nuestro gusto y otros que estén acordes al área en la que deseamos generar nuevas ideas.

3. Seamos más observadores

Los observadores son muy detallistas y tienden a hallar elementos que otros pasarían por alto. Con esto se puede marcar la diferencia.

4. Salgamos de la zona de confort

Es necesario que tomemos riesgos, apostar por nuevas ideas y persistir.

5. Organicémonos 

Se aconseja organizar el tiempo y las actividades diarias. Dediquemos tiempo al trabajo sin distracciones; concentrarnos al máximo en una sola tarea a la vez.

6. Pasemos algún tiempo a solas

Podemos ir a un parque, a un centro comercial, o incluso aislarnos un rato dentro de nuestro propio hogar. Reflexionemos, encontremos nuestra voz interna y explotemos nuestro potencial.

7. Busquemos un combustible emocional

Pensemos en situaciones, escenarios o elementos en los que nos hayamos sentido cómodos e identificados.

8. A Levantarnos temprano

Quienes comienzan su jornada diaria levantándose temprano tendrán más horas durante el día para cumplir con sus objetivos. 

9. Investiguemos y profundicemos

Hay algo muy cierto y es que los intentos a medias no ayudan a desarrollar una mente creativa. 

10. Tomemos tiempo para compartir

Es cierto que debemos concentrarnos en ciertos proyectos que estemos desarrollando, pero nunca debemos abandonar nuestra vida social.

11. La libreta es la mejor amiga de los creativos. En ella podemos anotar todas las ideas que surjan a lo largo del día. Nunca sabemos en qué momento la inspiración aparecerá.

12. Meditemos

Ese tiempo de introspección es más que necesario para hallar ideas escondidas dentro nuestro y que, quizás, ni siquiera sabíamos.

No tenemos que ser expertos; solo basta con concentrarnos en la respiración, calmar la mente y escuchar esa voz interna que todos tenemos. Durante ese tiempo es conveniente olvidarnos de nuestro alrededor y también del celular.

Fuente: Universidad de Cuenca https://dspace.ucuenca.edu.ec/bitstream/123456789/2315/1/tps616.pdf

Los comentarios están cerrados.