Untitled Document

Alergias: 9 consejos para “sobrevivir”

Los procesos para curar o reducir los síntomas de la alergia (la rinitis, la conjuntivitis, la tos), pueden ser largos y siempre tienen, como base, una pieza mínima de todos esos elementos (desde el polen, hasta los ácaros y más) que nos producen justamente el malestar: a partir de allí, es que se conciben las vacunas. Pero, más allá de la acción química, existen toda una serie de alternativas relacionadas con la rutina, con el estilo de vida, con los hábitos alimenticios y con la forma, en general, de vivir nuestro día a día, que pueden ayudarnos.

Te presentamos una guía práctica con 9 consejos para conseguir que la alergia se sienta poco:

1.Maximizar la limpieza y la higiene. Cuando salimos de casa entramos en contacto no solo con el polen sino con muchos otros elementos imperceptibles que se encuentran en el aire. Por eso resulta útil aumentar los protocolos de limpieza: especialmente, en la ropa y en los elementos de cama. También ayuda limpiar las zonas en las que hay mucho papel para contribuir a la limpieza del clima hogareño.

2.Evitar el contacto con flores y animales. Es verdad que se trata de un ítem caprichoso: pero, en la medida de lo posible, reducir el contacto con las flores y con los perros (su pelaje es sumamente problemático para los alérgicos) ayuda a alejar toda clase de malestar. En caso de tener mascotas o frecuentar gente que tiene perros o gatos, resulta útil lavarse las manos con jabón neutro todas las veces que se pueda…sin llegar a parecer un maniático.

3.El frío, nuestro aliado. Los especialistas aseguran que colocarse paños de agua frío o, incluso, acercar la cabeza solo unos segunditos al freezer (¡Ojo! solo asomarla: no intenten nada peligroso) puede ayudar a la recuperación en los momentos de brotes alérgicos También hace bien tomar agua fría para la descongestión.

4.Ducharnos varias veces al día. No solo hablamos de aumentar los protocolos de limpieza de la casa y de la ropa: también es cuestión de quitarnos, nosotros mismos, todo aquello que traemos de la calle o del parque. Además, esto se suma al remedio mencionado anteriormente: el agua fría (en la medida de lo soportable) ayuda en la expectoración.

5.Evitar los horarios “pico”. Hablamos, particularmente de los momentos más peligrosos del mediodía. Cuando el sol está fuerte, es el período en que las flores más producen y despiden sus gases (concentración de polen); y en segundo lugar, el contacto con multitudes de personas (transporte público, por ejemplo) es otra fuente de elementos que consiguen maximizar los factores de alergia. Si se puede caminar hasta el trabajo, mejor; si se puede evitar el mediodía para el almuerzo y retrasarlo o anticiparlo, excelente.

6.Mantener las ventanas cerradas. En la sintonía del punto anterior: durante el mediodía y el atardecer, es mejor dejar las ventanas cerradas. Para abrirlas y ventilar el hogar, siempre es mejor a la mañana (que, de hecho, es cuando más refresca). Vale destacar que tener las ventanas cerradas mucho tiempo, es tan malo como tenerlas abiertas todo el día porque se concentran los aromas. Hay que buscar la virtud, no el exceso ni el defecto.

7.Precaución en el jardín. Muchos alérgicos comparten espacios con vecinos que poseen flores, plantas, árboles. Lo ideal es no acercarse demasiado y, de hecho, también en la medida de lo posible, estar atento a los momentos en que los vecinos manipulan el jardín y hacen arreglos. Por otra parte, evitar toda clase de quema de ramas: no solo por la seguridad ambiental, sino también por las alergias (aunque, claro, la seguridad va primero).

8. Cuidado con las frutas. Dado la actualidad de los alimentos transgénicos, (y es preciso lavarlas el doble). Siempre es una buena inversión, consumir alimentos orgánicos: recordemos que, en este período del año, el cuerpo se haya sumamente “sensibilizado”. De hecho, comer alimentos de origen orgánico es bueno en cualquier momento del año.

9.¿Y los medicamentos? Siempre deben ser la última opción. O, en todo caso, la opción más responsable de todas. Los medicamentos para la alergia de vente libre, solo atacan los síntomas. De ninguna manera “curan” la alergia más allá de lo que digan las publicidades. Por eso, es necesario tomarlos con respeto y no abusar de ellos.

Fuentes:
https://medlineplus.gov
http://www.cuidateplus.com

Los comentarios están cerrados.