Untitled Document

¡Al agua! 15 ejercicios para tonificar tu cuerpo

Ya lo sabes, los beneficios del agua son infinitos. Si quieres tonificar tu cuerpo y disfrutar de un momento de relajación, apunta estos ejercicios y disfruta.

Es el compromiso ideal entre la práctica deportiva más intensa y una absoluta relajación. Realizar deporte en el agua, además de ayudarte a quemar calorías en un tiempo récord (aquí te damos más opciones para conseguirlo sin correr peligro), te dará una sensación de masaje irresistible. Los dolores se verán reducidos, y por supuesto, disfrutarás más de su práctica. ¿Por qué es tan agradable? En el agua, aunque el esfuerzo sea mucho más importante que en tierra por sus características, nuestro cuerpo pesa menos de un tercio de su peso real, de ahí una increíble sensación de ligereza. Y aunque no lo parezca, el cuerpo se tonifica hasta dos veces más.

Todas las partes del cuerpo trabajan: desde los abdominales hasta la espalda, pasando por las piernas. Su práctica es por lo tanto ideal para, además de adelgazar y conseguir más músculo, decir adiós a la terrible piel de naranja (aquí te damos más consejos adaptados para luchar contra ella). Sus efectos son además visibles en nuestra salud: favorece una mayor circulación sanguínea (conocerás sin duda alguna la técnica del chorro de agua fría al acabar de ducharte) y un mejor ritmo cardiovascular además de relajarte notablemente.

Recuerda que puedes adaptar tus prácticas en tierra al agua. ¿Te has apuntado a la tendencia de la comba? ¿Sueles circular en bici? También puedes realizar estos ejercicios bajo la superficie. Tan solo necesitarás la inversión de una bicicleta adaptada y de churros de goma. No renuncies a las prácticas más tradicionales. Algunos estilos de nado queman más calorías que otros: es el caso de la mariposa y del crol. El esfuerzo conjunto de los brazos y de las piernas (la sincronización es imprescindible) tonificarán todas las partes de tu cuerpo.

¿Lista para empezar? Si estás dispuesta a retomar hábitos saludables o a dar el primer empujón a tu operación bikini, te proponemos realizar estos 15 ejercicios bajo el agua. Músculos, respiración, peso…notarás en pocas semanas (e incluso días) sus efectos para tu cuerpo. No dejes que el frío invernal te limite, date un chapuzón y a por todas. ¡Al agua!

  • Piernas 10
    Recta en el agua, levanta los brazos en posición vertical, y salta en el mismo lugar avanzando alternativamente la pierna derecha e izquierda, como tijeras. Repite el movimiento unas 30 veces respirando profundamente.
  • Espalda
    Túmbate boca arriba en el agua, colocando un churro debajo de tu nuca. Coge cada extremo con tus manos y aletea las piernas para hacer largos.
  • El crol
    Es otro estilo de nado fantástico para tonificar todo el cuerpo. Recuerda aletear las piernas a la vez que sacas cada brazo del agua para darte el impulso.
  • Cintura fina
    Manténte recta con las manos en el bordillo de la piscina. Levanta cada una de tus piernas lateralmente para hacer círculos. Realiza series de quince.
  • Burpees
    Colócate frente al borde de la piscina, apoyando las manos. Flexiona las piernas y procura saltar de la piscina en un solo impulso. Repite el ejercicio 30 veces.
  • El equilibrio
    Además de tonificar tu cuerpo, este ejercicio te permitirá ganar resistencia. De pie en el agua, con los dos pies apoyados en el suelo, levanta succesivamente tus rodillas hasta la altura de la cadera. Permanece en esta poisición un minuto aproximadamente y vuelve a la posición inicial respirando profundamente.
  • Abdominales y brazos
    Coloca tus piernas en el bordillo de la piscina y agarra con las dos manos un churro, con los brazos en posición vertical. Realiza series de movimientos circulares sin arquear la espalda.
  • Bici elíptica
    Los efectos de la bicicleta en tierra ya son espectaculares: piernas, trasero... Todas las partes de tu cuerpo se tonifican. Estos efectos se multiplican en el agua al suponer un esfuerzo más importante pedalear. Realiza series de 30 minutos.
  • Abdominales de hierro
    Permanece recta, con el nivel del agua a la altura de tu pecho y sube una tras otra tus rodillas, lo más alto posible. Inspira bajándolos y expira subiéndolos. Realiza cuatro series de 30 movimientos. Imparable.
  • El clavo
    Apoya tu espalda contra la pared de la piscina y coloca tus brazos en cruz. Tiende tus piernas hacia delante en posición horizontal y procura elevarlas lo máximo posible. Trabajarás tanto abdominales como piernas.
  • Mariposa
    Es el estilo de nado que más calorías quema ya que requiere un esfuerzo físico muy importante. Recuerda que para realizarlo, tus brazos tienen que salir del agua de manera coordinada y permanecer con la cabeza sumergida cuando tus manos estén a punto de salir. No olvides dar el impulso con tus piernas.
  • Hombros y espalda
    Recta en el agua, tiende tus brazos horizontalmente con las palmas de las manos hacia el suelo, y gira tus brazos hacia el exterior estirando al máximo para conseguir una posición "en cruz". Repítelo en el sentido inverso. Brazos, hombros e incluso abdominales, podrás trabajar la parte superior de tu cuerpo.
  • Glúteos perfectos
    Manténte recta con las manos colocadas en el bordillo de la piscina. Sube horizontalmente hacia atrás cada una de tus piernas, sin arquear la espalda, unas 15 veces.
  • La comba
    Saltar a la comba ha vuelto pisando fuerte en los últimos años. Perfecto para la espalda, brazos y abdominales, es el ejercicio perfecto. Practícalo en el agua con un churro. El esfuerzo, al igual que los efectos, se triplicarán.
  • Andar + correr
    Con el agua a la altura de tus caderas, da hasta 30 pasos hacia delante y luego hacia atrás intentando acelerar poco a poco. Procura caminar y/o correr un minuto.

 

Fuentes: https://www.marie-claire.com

Los comentarios están cerrados.