Untitled Document

7 formas de estrés asociadas al desorden

Estamos seguras de que has notado que el desorden y el exceso de cosas es molesto. Pero ¿sabías que el exceso de cosas y el desorden causan estrés? Nos referimos a que vivir con exceso de cosas te afecta físicamente. Si te interesa saber por qué, esta publicación te ayudará a entenderlo… y tal vez, de paso te ayudará a entenderte mejor.

Cuando te estresas el nivel de cortisol (una hormona) en tu cuerpo aumenta. Altos niveles de cortisol pueden asociarse a enfermedades estomacales, cardiacas y demás trastornos de salud. Y las mujeres que viven en espacios desordenados tienen a tener altos niveles de cortisol.

Así que, si alguna vez te preguntaste ¿por qué me siento tan estresada hoy?, la respuesta podría estar en los cajones de tu cocina, tu armario o las repisas del comedor.

Analicemos esta situación con calma. Veamos algunas razones por las que el desorden y los excesos de cosas causan estrés.

  1. El desorden te distrae: Si tu espacio está desordenado y saturado, cada lugar que vez te bombardea con información. La vista es un sentido sensible. El desorden es para la vista lo que un constante goteo es para el oído. Tu cerebro tiene que procesar toda esa información visual y es molesto hacerlo. Esto te distrae, evitando que te concentres en las cosas que tienes que hacer. Luego no haces lo que tienes que hacer… lo que por supuesto el estrés no se hace esperar.
  2. El desorden te frustra: Es frustrante pensar que “puse las llaves aquí y ya no están”. Es muy frustrante también cuando “acabo de comprarlo y ahora no lo encuentro”.  No encontrar algo que necesitamos porque tenemos un tremendo caos de objetos a nuestro alrededor es estresante. Además, estas búsquedas plantan en tu cabeza la sensación de pérdida de recursos de la que hablaremos a continuación.
  3. El desorden te hace perder recursos
    Si buscar las llaves deja de ser una tarea de 5 segundos y se convierte en una tarea de 30 minutos, un parte de tu cerebro está muy consciente de que perdiste tiempo que nunca recuperarás. Si no encuentras tus tijeras, asumes que se perdieron y comprar unas nuevas, tu cerebro está al tanto de que perdiste dinero comprando algo que ya tienes (en algún sitio).
    Cuando terminas la mañana agotada porque tuviste que rastrear por toda tu casa tu peine, perdiste energía. El desorden te roba recursos valiosos. ¿Puedes decirme, honestamente, que perder dinero, tiempo o energía sin razón no te estresa?
  4. El desorden te genera culpa: Si tu casa está desordenada, ¿cómo puedes ir a pasear? Deberías usar ese tiempo para ordenar. Si tu cuarto es el centro del caos del universo, ¿cómo te atreves a irte de vacaciones? Deberías ordenar tu cuarto antes de hacer cualquier otra cosa.
    ¿Te suena familiar? Es esa vocecita de culpa que todas llevamos por dentro cuando vivimos en un ambiente desordenado. Si quieres matar esa vocecita, tienes que ordenar. Es la única forma de poder ir de paseo sin sentir culpa. Por supuesto la culpa te corroe por dentro y te causa estrés.
  5. El desorden no te permite relajarte
    ¿Alguna vez te has acostado y en lugar de dormirte, has tenido miles de ideas sobre cómo ordenar tu armario o tu cocina? Tu cerebro trata de “resolver” tu desorden cuando tiene tiempo libre. Es muy difícil dormir en paz si tu cerebro está tratando de generar el mejor plan para limpiar la cocina el siguiente fin de semana. El desorden es un problema que tu cerebro quiere resolver. Si no lo resuelve durante el día, tratará de resolverlo en sus ratos libres, es decir cuándo tú quieres dormir.  Si no duermes bien te sientes cansada, rindes menos y te estresas más fácilmente.
  6. El desorden acarrea vergüenza: Posiblemente conozcas a alguien que no invita amigos a su casa porque le da vergüenza su desorden. Nuestras posesiones materiales deberían servir para que nuestras vidas sean más sencillas. Cuando el exceso de cosas o el desorden de ellas nos aísla algo anda mal. El desorden puede generar sentimientos de vergüenza o peor todavía puede aislarnos de las personas que queremos. Esto definitivamente no es bueno.
  7. El desorden te empobrece: El desorden y la acumulación se asocian a hábitos de gasto poco saludables. Si tienes demasiadas cosas que no necesitas en tu casa, posiblemente sea porque has comprado demasiadas cosas que no necesitas. Esto implica que has gastado dinero de forma inadecuada. Posiblemente también signifique que te cuesta estirar tus ingresos para final de mes y que tienes deudas que preferirías no tener. Una situación financiera difícil genera ansiedad y estrés.

Ahora que ya vista todas las formas en las que el desorden y el exceso de cosas pueden generarte estrés, tal vez necesites hacer una pausa y deshacerte de tu desorden de una vez por todas.

Puedes dejar tus comentarios aquí. Cuéntanos ¿has sentido estrés asociado a tus posesiones materiales? ¿Has encontrado técnicas para combatirlo?

 

Fuentes: casacambiante.com

Los comentarios están cerrados.